La Arquitectura Pasiva se basa en el diseño de construcciones que aprovechan las energías y el clima del entorno, para conseguir el confort interior sin necesidad de utilizar fuentes Activas de calefacción o refrigeración.

Hasta hace poco tiempo, la Arquitectura Pasiva estaba confinada a la realización de proyectos pequeños, viviendas unifamiliares, por lo general para personas que están concienciadas en temas ecológicos y que buscan, para su casa, un tipo de construcción eficiente energéticamente, salubre, cómoda y realizada con materiales naturales.

Aunque es un sector constructivo creciente por la concientización de la población, siempre acaba por considerarse como un sistema “elitista”, o lo que es más grave, un sistema constructivo que “no funciona” para tipos de edificios no-residenciales o para edificios grandes. Esto último, se ha pretendido cambiar en los últimos años, haciendo estudios y análisis, cuyos resultados permitan aplicar estos conceptos a la construcción de edificaciones más grandes

Gracias al aprovechamiento de los sistemas pasivos conseguimos llegar fácilmente a un ahorro energético de un 75% respecto de una vivienda tradicional. Esto es la base para conseguir una vivienda pasiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *