El escenario económico venezolano, se ha transformado en un hoyo negro que ha ido succionando todas las teorías económicas tradicionales, en donde la mayoría de las personas, conocedores o no del ámbito económico, se preguntan ¿Qué es lo que sucede en la economía venezolana, que no termina de enrumbarse hacia algún lado?

Uno de los aspectos que más crea desconcierto, es el descontrol de los precios de los bienes, los cuales se han visto afectados por las “importaciones” y por otro lado, por el intento de las empresas de mantenerse en el mercado y tratar de proteger a su mano de obra aplicando la indexación salarial como mecanismo de protección del salario.

Para comprender por qué en Venezuela los precios de los bienes y servicios no dejan de subir es fundamental reconocer el impacto que tiene:

a) el uso de contratos escalonados de largo plazo en las empresas del sector privado que desean conservar a sus trabajadores, lográndose acuerdos por inflación pasada y futura;

b) el uso recurrente de la indexación salarial por parte de los actores económicos, incorporando los niveles previos de inflación a los salarios corrientes de los trabajadores.

c) la falta de credibilidad en el compromiso gubernamental de reducir el gasto público y controlar la liquidez monetaria.

d) la renuencia a establecer una coordinación entre agentes económicos, haciendo que en cada ajuste de precios prive la incertidumbre acerca de las decisiones que toman los distintos sectores productivos.

Estos aspectos no monetarios obligan a los consumidores a enfrentar recurrentes aumentos en los precios de los bienes y servicios, fuerzan a las empresas a tomar mayores costos de producción, y llevan a la economía a una situación donde se exacerba la usura y la especulación. 

Lo lamentable de la situación actual es que no se ve la voluntad de todos los actuantes para aplicar los correctivos necesarios, de manera, que la economía, que entró en una espiral hiperinflacionaria hace más de 2 años, pueda recuperar la estabilidad necesaria para lograr el desarrollo que todos deseamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *