La denominada arquitectura sostenible es una manera de entender y desarrollar el diseño arquitectónico de una manera sostenible para el medio ambiente, que busque la  optimización de los recursos naturales y sistemas de la edificación de tal modo que se minimice el impacto de las edificaciones sobre el medio ambiente y sus habitantes.

Estos son sus principios fundamentales:

  • Consideración de las condiciones climáticas, la hidrografía y los ecosistemas del entorno en que se construyen los edificios, para obtener el máximo rendimiento con el menor impacto.
  • Eficacia y moderación en el uso de materiales de construcción, anteponiendo los de bajo contenido energético frente a los de alto contenido energético.
  • Reducción del consumo de energía para la calefacción, iluminación y otros equipamientos, cubriendo el resto de la demanda con fuentes de energía renovable
  • Minimización del balance energético global de la edificación, abarcando las fases de diseño, construcción, utilización y final de su vida útil.
  • Cumplimiento de los requerimientos de confort higrotérmico, salubridad, iluminación y habitabilidad de las edificaciones.

¿Dónde se construye?

La localización del edificio es un aspecto central en la arquitectura sustentable y a menudo no es tenida muy en cuenta. Por lo general, lo ideal son las localizaciones urbanas o suburbanas cercanas a als vías de comunicación; buscando mejorar y fortalecer la zona.

 ¿Con qué se construye?

La arquitectura verde no se refiere solo a la implantación de vegetales y plantas en construcciones y edificaciones urbanas, como se ha considerado tradicionalmente, sino también a la dedicación de técnicas basadas en la sostenibilidad y energías renovables. El término verde no solo es el de las plantas, sino el color de todo un movimiento a favor cuidar el medio ambiente y por tanto nuestra vida, nuestro planeta.

¿Cómo se construye?

A la hora de hablar de una construcción sostenible, uno de los puntos más olvidados es el cómo se llevan a cabo estas obras, pero no hay que olvidarse de incorporar sistemas de tratamiento de aguas grises mediante filtros y estabilización biológica con juncos y otras variedades vegetales acuáticas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *